Tag Archive | Lékué

Elaborando nuestro propio queso fresco

¿Algún fanático del queso entre nuestros lectores? Yo tengo que reconocer que soy quesoadicta, y no hay día que tome alguna porción de queso en alguna de mis comidas. Y mis hijos lo han heredado, así que estamos realmente encantados con nuestra última adquisición, el Cheese Maker de Lékué, el molde para hacer queso fresco en el microondas. Si, nuestro propio queso fresco en casa, controlando los ingredientes que utilizamos, probando diferentes recetas y asegurándonos la máxima calidad del resultado.

cheese-maker-lekue-01

Y os estaréis imaginando un proceso de lo más laborioso y complicado, pero nada más lejos de la realidad. En realidad no puede ser más sencillo, como hemos comprobado en mi casa. El Kit se compone de un recipiente, un cestillo, una tapa de silicona y un libro de recetas. El recipiente lo usaremos para hacer la mezcla y ponerlo en el microondas. El cestillo nos servirá para colar la mezcla y proporcionar la forma precisa a nuestro queso. Y por último, la tapa de silicona ayuda a tapar el recipiente durante el reposo y también sirve para medir las cantidades de limón o vinagre para cuajar la mezcla.Lo único que necesitaremos será leche fresca de oveja o cabra (según vuestros gustos) y una sustancia que actúe como ácido, ya sea un limón, vinage o un yogur. Partiendo de ese esquema básico, el cielo es el límite, porque podemos añadir hierbas aromáticas como el eneldo, el orégano, tomate seco, olivas… etc. Muchísimas recetas que os permitirán degustar un queso riquísimo y natural a diario.

cheese-maker-lekue-02

Vamos con el proceso: volcamos la leche en el recipiente, y lo metemos en el microondas a máxima potencia 15 minutos. Mientras preparamos el ácido (nosotros solemos usar el limón). Sacamos el recipiente y echamos el zumo de limón sobre la leche. Con ayuda de un cucharón removemos un poco (para separar el queso del suero de leche) y es el momento de aderezarlo con vuestros ingredientes preferidos. Dejamos la mezcla reposar 30 minutos y colamos esta mezcla con el cestillo. Presionamos un poco el queso para que coja la forma, colocamos el cestillo dentro del recipiente y lo tapamos. Lo metemos en la nevera durante mínimo una hora. ¡Y ya está! Vuestro queso, son un sabor y una textura increíbles en menos de dos horas. Os aseguro que en casa se consumen enseguida porque están deliciosos y además, a mis hijos les emociona comer algo hecho con sus propias manos.

0220100v06m0107-7 foto911

Aquí os dejo un vídeo donde podréis comprobar que elaborar vuestro propio queso fresco es un juego de niños y os recuerdo que este Cheese Maker, junto con el resto de productos Lékué, podéis adquirirlo en las tiendas de La Oca.

Una merienda de Pascua

Ante la llegada inminente de las vacaciones de Semana Santa hoy hemos pensado ¡vamos a celebrar una merienda de Pascua! La verdad es que es una fiesta que me gusta especialmente porque en mi cabeza está asociada al comienzo del buen tiempo y de la primavera. Días más largos, más horas de luz y más momentos para disfrutar con familia y amigos. Así que hoy quiero mostraros algunas ideas para compartir con ellos una deliciosa celebración. Además es la excusa perfecta para llenar nuestra casa de una decoración alegre y colorida, cuyos protagonistas fundamentales serán los famosos huevos y simpáticos conejitos. Tampoco podemos olvidar llenar la mesa de preciosas flores como margaritas, tulipanes, fresias, ranúnculos… Otra versión, mucho más actual, apuesta por hacer adornos con diferentes tipos de plumas de ave.

Eastertable10IMG_8980tumblr_myx68c6hfC1rt4yfxo1_12804d844d5afda08df67d60f4becee8c3b5p2 (1)DSC_000571f9b55527b81ff50096b29e21fd0407829942d8ea78c2fa90c44a53c2ab18ddEastertable8c43543a243671835a7c49286117b22694eb097c98e82aa15caa5cd17355ffe4costeranhänger (8 von 1)14e03c3c244e5ac33bbde56393074c02

Y por supuesto, en toda celebración de Pascua que se precie, no puede faltar el chocolate. Así que hoy quería enseñaros unos prácticos moldes de Lekué, que harán las delicias de los más pequeños de la casa y les permitirán crear y decorar diferentes figuras de huevos y un figurita de conejito de chocolate en 3D.

nomon-lekue-a042molde-huevos-pascua-3d-lekuenomon-lekue-a041gr_79224_4579860_641218

 Y el procedimiento, de los que nos gustan aquí, sencillo, muy efectista y perfecto para que los niños puedan cocinar sin ningún peligro. Sólo tenemos que deshacer diferentes tipos de chocolate al baño maría o en el microondas. Luego rellenamos los moldes, extendiendo el chocolate con una espátula. (Un truco es dar un pequeño golpe al molde para evitar que queden burbujas) Sólo queda meter los moldes en la nevera y esperar que el chocolate se endurezca. Pasado ese proceso, hemos de encajar las diferentes piezas para formar nuestra figura de Pascua. Con el Decopen, del que os hablé aquí, podemos hacer decoraciones variadas o utilizar perlitas de azúcar, corazones, estrellitas… el caso es que los peques pasarán un buen rato entretenidos y el premio será poder comer lo cocinado por ellos. En las tiendas de La Oca puedes encontrar estos moldes, junto con todos los productos de esta innovadora empresa española. ¡Feliz Pascua!

Cocinando sushi en casa

En mi familia tuvimos la suerte de contar con una amiga japonesa, que desde bien pequeños nos introdujo en los placeres de su gastronomía. Recuerdo con mucho cariño cómo mis hermanos y yo, dejábamos lo que estuviésemos haciendo en el momento exacto en que la veíamos dirigirse hacía la cocina. Nos encanta verla cocinar en aquella especie de ritual preciso, donde se jugaba con los colores y los sabores. Y de esta manera fueron haciéndose familiares para nosotros términos como nigiri, temaki o maki. Aprendimos muchas cosas interesantes sobre su cultura y nos convertimos en unos verdaderos adictos a esta comida tan sana y creativa. Yuuko regresó unos años después a Japón y nosotros nos perdimos su compañía y su deliciosa comida. No fue hasta años después, cuando emperazon a proliferar los restaurantes de comida japonesa, cuando pudimos volver a deleitarnos con esas exquisiteces. o-SUSHI-facebookEl caso es que hace unos meses descubrí que Lékué había sacado un nuevo y original Kit para preparar nuestro propio sushi casero. Y no me lo pensé dos veces, porque sus otros productos, como la panera (aqui) o sus moldes para preparar helados (aquí) son dos de los utensilios más utilizados en nuestra familia. En este caso el kit está compuesto por el recipiente para cocinar el arroz en el microondas, el Rice&Grain Cooker, el RiccePaddle, una espátula especial que permite que ni se rompa ni se pegue ningún grano de arroz y el Makisu, una esterilla para enrollar fácilmente los makis.

kit-sushi-lekueLEKUE_KIT_SUSHI_0073_500lekue-sushi-kit-03

El proceso es sencillo, lo primero de todo debemos preparar el arroz, que recomiendo que sea una variedad japonesa. El truco es lavar el arroz y cambiar el agua, para quitar todo el almidón. Debéis repetir hasta que veáis que el agua sale limpia. Después, colocamos el arroz dentro del recipiente  Rice&Grain Cooker y lo cocemos en el microondas durante 14 minutos. Se deja reposar otros 5 minutos y se retira del microondas. A continuación, se prepara un vinagre condimentado con azúcar y sal y con la paleta RicePaddle lo agregas al arroz. Con la misma has de ir atemperando el arroz, removiendo suavemente con la espátula sin romper los granos de arroz y abanicando al mismo tiempo, hasta que deje de salir vapor. Después sólo queda hacer bolas de arroz, colocarlas sobre las algas nori, añadir los trozos de pescado y las verduras de vuestra elección y utilizar el Makisu para enrollar unos makis perfectos (Un truco es colocar el alga Nori con la parte rugosa del lado del arroz). Sin duda, la excusa ideal para aprovechar todas las propiedades de esta alimentación tan sana en vuestra propia casa, de una manera cómoda y sencilla. En las tiendas de La Oca encontraréis este kit y todos los productos de la gama Lékué, a los que somos adictos.

Un nuevo invento para los cocinitas

Tenemos muchas cosas que agradecerle a la pléyade de programas de cocina que nos invade. En primer lugar, las cenas en casa de los amigos ya no se componen de la ensalada mixta y el solomillo con patatas. ¡No! Ahora es llegar a casa de tu amigo Luis, por ejemplo, y descubrir que ha cocinado para ti un Ravioli invertido de gamba roja, seguido de un Milhoja de presa ibérica con tartaleta de hierbas y mouse de setas. Es para llorar de la emociónPorque además compruebas que el menú está delicioso. Pero lo segundo que tengo que agradecer a este tipo de programas es que ha puesto realmente fácil hacer un regalo a los anfitriones. Nada de botella de vino, nada de flores… lo que volverá locos a estos nuevos cocinitas será el último gadget de cocina que haya salido. Como el Herbstick que regalé yo a Luis la semana pasada. Una vez más, he vuelto a confiar en Lékué, (tengo muchos de sus productos de los que os he hablado aquí o aquí) porque estoy encantada con la calidad y originalidad de esta empresa española.

Sin título-1

Se trata de un invento para conservar y poder utilizar a tu antojo tus mezclas de hierbas aromáticas preferidas. Tan simple cómo escoger las que quieres utilizar para condimentar tus platos de pasta o pescado por ejemplo, cortarlas, y reducirlas con la batidora. Después, con ayuda de una cucharadita, debes introducirlas en el Herbstick, hasta la línea de llenado máximo. Otro de los detalles que me encantan es que con un simple bolígrafo puedes escribir sobre la tapa qué hierbas has utilizado en esa ocasión. Sólo queda meterlo al congelador y recordar que una vez queramos utilizarlo, debemos sacarlo del congelador y dejarlo a temperatura ambiente durante 5 minutos. Después puedes sacar la mezcla apretando la base y rayarlo sobre el plato de pasta por ejemplo, o bien pintar una sartén o cortar un trocito de las hierbas prensadas para condicionar una salsa.

fotoDetalle6_500_812fotoDetalle1_500_812fotoDetalle5_500_812

Práctico y original, ¿verdad?  Pues ya sabéis que en La Oca tenemos este producto y toda la gama de Lékué a vuestra disposición. ¡Ahora sólo queda cocinar!

Hoy preparamos Cake Pops

fotoDetalle4_500_686

Se avecina la temporada de BBC {Bodas, Bautizos y Comuniones} y muchos de vosotros andaréis inmersos en miles de preparativos para celebrar vuestra fiesta particular. Así que he pensado en hablaros hoy sobre los Cake Pops, un dulce muy fácil de hacer y realmente resultón, con el que dejaréis encantados a vuestros invitados. Su nombre viene a traducirse como “bizcochos con palito” y es una definición muy gráfica, porque realmente son bolitas de bizcocho que colocamos sobre un palito y decoramos a nuestro gusto. Yo los vi por primera vez (como no) a través de Pinterest y me parecieron tan bonitos y sencillos de hacer, que me dispuse a prepararlos esa misma tarde. Resultado: un fracaso. Utilicé los restos de un bizcocho que había horneado, desmenuzándolo, junto un queso crema como “pegamento”y la verdad es que el proceso de hacer las bolitas y engancharlas en los palitos era algo más complicado de lo que en un principio pudiese parecer. Así que pensé que la típica receta de foto, bonita pero impracticable. Hasta que una amiga nos invitó al cumpleaños de su hijo pequeño y al llegar vi una preciosa mesa de dulces repleta de Cake Pops. Ante mi asombro por lo bonitos que habían quedado y lo ricos que estaban (muy diferentes a aquellas bolas algo secas de mi experimento) mi amiga me contó que el truco era hacerlos en un molde. Y así descubrí el Kit de Cake Pops de Lékué.

512092_0_2_-Lekue-Kit-pour-sucettes-Cake-Pops

El Kit está compuesto por un molde, 20 palitos para sujetarlos, un decomax (una manga pastelera de Lékué, con 6 boquillas de diferentes formas) y un libro con recetas para preparar diferentes tipos de Cake Pops (mis favoritos, los de Chocolate Blanco) El proceso de esta manera es muchísimo más fácil. Sólo tenemos que preparar la masa de bizcocho de nuestra elección, introducirla en el Decomax  y rellenar las cavidades del molde. Se cierra con la tapa, se hornean y tras dejarlo enfriar durante unos minutos, se abre la tapa y se introduce uno de los palitos en cada bola de bizcocho. Así debemos dejarlo reposar en la nevera durante unos 20 minutos. Pasado ese tiempo, el propio molde nos sirve de base para colocar cada Cake Pop y de esta manera, poder decorarlos cómodamente.

3333_popcake_5molde-de-silicona-cake-pops-lekue (1)molde-de-silicona-cake-pops-lekue (3)molde-de-silicona-cake-pops-lekue (4)

De esta modo conseguimos ensuciar muchísimo menos la cocina y todas las bolitas tienen el mismo tamaño y la misma forma esférica, listas para decorar como tú prefieras en unos pocos minutos. Ni que decir que a los niños les encanta prepararlos y sobre todo ¡comerlos! Son unos dulces muy vistosos, ideales para fiestas de cumpleaños, meriendas o incluso fiestas temáticas. Porque puestos a decorar, las posibilidades son infinitas. Ya sabéis que podéis encontrar este Kit en La Oca y que estaremos encantados de saber si habéis empezado a preparar vuestros Cake Pops. ¿Os animáis a mandarnos una foto?

Un práctico invento para tus platos de pasta

En el blog os he hablado en varias ocasiones de los productos de la marca española Lékué. Por ejemplo, en una de nuestras primeras entradas os contaba lo práctico que resulta su mítico estuche al vapor (aquí), lo que nos divertimos en casa haciendo helados (aquí) o lo que nos gusta hacer nuestro propio pan con su panera (aquí) Pues bien, hoy quería contaros mi nuevo descubrimiento, el Pasta Cooker, que como su nombre indica, sirve para cocinar todo tipo de pastas. Pero lo mejor, para mí, es que se utiliza en el microondas, con lo cuál tenemos un plato de pasta de manera muy rápida y sin manchar prácticamente nada, dos de las condiciones esenciales para una cocinillas como yo.

foto_500_799fotoDetalle2_500_799fotoDetalle3_500_799

El proceso es sencillísimo: metemos la pasta que nos apetezca comer ese día, la cubrimos con agua y la cocinamos en el microondas los minutos indicados en el paquete. Luego tendréis que sacarlo con cuidado (el recipiente está caliente) y dar la vuelta a la tapa que incorpora, de manera que ésta nos sirva de escurridor. Dejáis reposar la pasta ya sin agua unos dos minutos y ¡listo! En el mismo recipiente podéis condimentarla con la salsa de vuestra elección y llevarlo a la mesa. Práctico, ¿verdad?

fotoDetalle4_500_799fotoDetalle5_500_799fotoDetalle6_500_799fotoDetalle8_500_799

Como veréis es todo un invento. Luego sólo queda meterlo en el lavavajillas y cocina limpia. Además con la seguridad que da que sea un producto Lékué, que como os he comentado en otras ocasiones, están fabricados en silicona de platino, un material que no deja residuos ni altera el sabor de los alimentos. Por todo ésto se ha convertido en el “gadget culinario” favorito de mi marido. Cuando me vio llegar a casa con él, puso el grito en el cielo. Ya sabéis  “¿otro trasto más para la cocina?” Pero su facilidad de uso le ha conquistado. Os animo a probarlo y que me contéis qué os ha parecido.

¡Feliz semana!

Helados ricos y sanos

Cómo dice la canción de Papa Topo, lo que me gusta del verano es poder comer helados. Y por supuesto a mis hijos ya ni os cuento. Se ve que esto del goloseo es hereditario, junto con la miopía, las pecas o la pasión por la Guerra de las Galaxias. Así que en cuanto llega la época estival en mi casa se abre la veda para tomar helado como postre después de las comidas. Pero, ¡qué dilema!, porque cómo os he contado en otras ocasiones, nos gusta que los niños tengan una alimentación lo más sana posible (aquí). La solución: estos moldes de helado de Lékué.

molde-para-helados-lekue-fucsia-verde-y-amarillo

En el blog hemos hablado varias veces de esta marca española, por la calidad de sus materiales y la innovación de sus productos. Y en particular estos moldes me encantan porque son reutilizables, se limpian con facilidad y lo mejor, gracias a ellos, mis hijos toman fruta fresca a diario. Hay mil posibilidades, podéis uitilizarlos para hacer polos, congelando zumos de frutas. O bien más cremosos, tipo helado, utilizando por ejemplo un yogurt de plátano con trocitos de dicha fruta. Los moldes vienen con su tapa hermética para que no se derrame ni una gota. Así que el procedimiento es facilísimo, incluso ellos participan encantados: una vez rellenos los moldes, al congelador unas cuatro horas y pasado ese tiempo, podemos disfrutar de un helado delicioso y encima sanísimo.

fotoDetalle3_500_448

Hay mil posibilidades de sabores, de melón o sandía, de fresas, con frutas del bosque… Y ahora un secreto, el otro día he descubierto que también hay recetas para hacer helados de cheesecake, dulce de leche, de chocolate y lo mejor ¡calipos de mojito! El otro día lo ofrecí como postre en una cena en casa con amigos y éxito total. Ver sus caras de sopresa fue muy divertido. Así que ya sabéis, en tiendas de La Oca podéis encontrar estos prácticos y cómodos moldes para disfrutar aún más del verano.

A %d blogueros les gusta esto: