Archivo | mayo 2012

Casa Decor y la Mesa Eclipse

El domingo pasado acudí a visitar la nueva edición de Casa Decor. Me acompañaban mi amiga Goretti y su hermana Ruth, que son arquitecta e interiorista respectivamente. Así que con ese equipo de lujo, pude disfrutar doblemente la experiencia. La verdad es que junto a ellas la visita resultó muy interesante porque, lógicamente, ellas repararon en todo tipo de detalles que a mi me hubiesen pasado desapercibidos.

Este año Casa Decor está ubicado en un impresionante Palacete en la Plaza de España, antigua sede de la Real Compañía Asturiana de Minas.

Creo que ésta del 2012 ha sido una de las ediciones que más me han gustado. De verdad, fabulosas las propuestas de los interioristas elegidos en esta ocasión, creo que sus trabajos no os dejarán indiferentes. Es muy difícil quedarse sólo con una, pero yo os confieso que me ha encantado el espacio decorado por Marisa Gallo. En tan sólo 49 metros cuadrados ha conseguido recrear un apartamento funcional, moderno y tremendamente chic. Líneas rectas, diseños geométricos, y sobre todo, sofisticación a raudales dentro de una estudiada “sencillez”. No os perdáis la cocina diseñada por Philippe Starck,  que se  integra totalmente con la zona de estar. Y el dormitorio y el vestidor ¡Espectaculares!

En otro de los espacios, Ruth nos hizo reparar en una pieza y comenzó a contarnos que a ella le encantaba, por todas las posibilidades decorativas que conseguía al colocarla en una habitación. Era la mesa Eclipse de Stua.

Su creador, Jon Gasca, las define como una visión contemporánea de las tradicionales mesas nido. Y es cierto, ya que son 4 mesas de diferentes formas, tamaños y alturas, lo que permite que las más pequeñas se oculten debajo de las mayores, como en los eclipses.

La verdad es que Ruth tenía razón, primero porque ofrecen muchas posibilidades decorativas. Si no las estamos utilizando, podemos “esconder” una debajo de la otra y de esta manera, apenas ocupan espacio. Dependiendo de nuestras necesidades, podemos desplegar sólo algunas de ellas y ofrecen la ventaja de poder colocarse separadamente, al lado del sofá o incluso, como mesillas de noche o mesa auxiliar para crear un rincón de lectura junto a una butaca, por ejemplo.

                                       Podéis encontrarlas aquí.

Otro día os hablaré de esta firma, de la que podemos estar muy orgullosos. Diseño de calidad y español, que ha traspasado nuestras fronteras y que actualmente encontramos en las viviendas más espectaculares de todo el mundo.

Est Magacine

Si hace un mes os enseñaba último ejemplar de Adore Home aquí, hoy quería mostraros otra maravillosa revista online, que, casualmente, también es australiana y que estos días cumple un año. Sin duda, uno de mis reportajes favoritos en esta edición, es esta casa de la interiorista Emily Loxton, al noroeste de Sydney. Todas las habitaciones se sumergen en una paleta de grises y blancos, consiguiendo un contraste elegante y sereno. Me encanta esa cocina, con el toque industrial que le proporcionan las lámparas y los taburetes Tolix.

 

Además, podremos contemplar el apartamento del diseñador Grahan Moss en Nueva York (nos os perdáis la silla Luis Ghost en negro en su dormitorio ), la vivienda-estudio del fotógrafo Martyn Thompsom, una guía muy completa de Manhattan, un editorial sobre el Tangerine Tango, nombrado color del año por Pantone y algunos de los alegres trabajos de la diseñadora Nina Provans.

Os dejo con el enlace para que podáis inspiraros con sus preciosas imágenes. ¡Así da gusto empezar la semana!

Silla Butterfly

Qué nombre tan poético para una silla tan bonita. En origen, se denominaba de un modo más prosaico. Era conocida como la silla BKF, respondiendo a las iniciales de sus creadores, los arquitectos del grupo Austral, el catalán Antonio Bonet y los argentinos Juan Kurchan y Jorge Ferrari-Hardoy. Presentada en 1938, por su  airosa forma pronto empezó a conocérsela como silla mariposa.

Se supone que el grupo Austral se inspiró en una silla de madera cubierta de lona, la Tripolina, creada en 1877 por Joseph Beberly Fenby y que fue utilizada por el ejército británico en sus campañas en el Norte de África.

A partir de la década de los 50, este modelo llega a los Estados Unidos y se convierte en un icono. Se calcula que se vendieron en pocos años ¡más de cinco millones de piezas! Originariamente su estructura tubular era de acero y el cuerpo del sillón de cuero, pero en la actualidad podemos encontrarla en múltiples acabados y tamaños.

El único “pero” que le encuentro, es que una vez que te sientas o te recuestas en ella, ya no te querrás levantar. ¿No os parece fantástica para darle un toque “boho” a vuestra casa? En estas imágenes de la revista Micasa podréis comprobar lo ligera y lo versátil que es, ya que encaja en ambientes muy diferentes.

En la Oca podéis encontrar muchas versiones, incluso ésta, que sigue la tendencia navajo,  de plena actualidad esta temporada.

Aunque sin duda  mi preferida es esta versión, en cuero marrón y estilo vintage.

Os aviso que la veréis mucho en revistas y blogs de decoración, la Butterfly Chair vuelve con mucha fuerza.

Ovo de Lékué

Me encantaría ser una persona super organizada que tiene planeado el menú de toda la semana, pero no, para qué voy a engañaros. Soy de natural procastinador. Me consuelo a mi misma diciéndome que, de esta manera, soy una persona más flexible y que se adapta fácilmente a las circunstancias, pero tampoco. Sigo sin querer engañaros. Así que me declaro adicta a todos los “inventos” que me faciliten la vida, como el molde que os quiero enseñar hoy, el Ovo de Lékué.

Ovo es un molde de silicona que nos permite cocer huevos, dándoles diferentes formas y sabores. Como veis en la foto, ¡podemos conseguir un huevo cuadrado! Y diferentes tipos de preparaciones: huevos duros, pasados por agua, mollet, poché e incluso tortillas.

Yo suelo utilizar el microondas, porque me resulta más cómodo y rápido, pero también se puede usar la técnica del baño maría. Y no puede ser más fácil, palabra de “no cocinillas”. Simplemente romper la cáscara, salar y echar junto al huevo los ingredientes con que queramos acompañarlo. En mi caso, casi siempre verduritas cuando lo utilizo para las cenas de mis peques, porque así consigo una combinación muy sana. El otro día en una cena con amigos, utilicé virutas de jamón y lascas de parmesano y me quedé con todos los presentes. Desde entonces tengo el título de la reina de la cocina resultona. Yo llevo poco utilizándolo, pero en la web de Lékué podéis encontrar muchísimas recetas, algunas sencillas como las mías y otras mucho más elaboradas. El caso es ir probando. Podéis encontrarlo aquí.

Os dejo con un vídeo para que comprobéis la utilidad y facilidad del “invento”. ¿Quién se apunta?

Pizarras

El otro día Paula, una lectora del blog, me escribió un correo electrónico para comentarme que estaba pensando pintar de pizarra una de las paredes de su casa, pero que no terminaba de decidirse sobre qué habitación escoger. Me pidió “inspiración” y como yo soy muy obediente, aquí tiene su post.

La verdad es que me parece un recurso decorativo con mucho potencial, sencillo y barato. Sólo necesitamos un bote de pintura y voilá, conseguimos una superficie sobre la que poder expresar toda nuestra creatividad. Actualmente, el mercado nos ofrece pinturas que simulan este efecto de pizarra en diferentes colores e incluso imantadas.

Obviamente, en un primer momento pensamos en habitaciones infantiles. Por experiencia, sé que a los pequeños de la casa les vuelve locos poder dibujar en las paredes, ensayar sus primeras letras y números y sobre todo, borrar y comenzar de nuevo.

Otra opción clásica, es colocar una pizarra en la cocina, bien pintando nuevamente una pared u otras superficies, como la puerta de un armario. De esta manera, mientras estamos cocinando, podemos tener entretenidos a los niños, apuntar una receta, escribir la lista de la compra o dejar recados para los demás miembros de la familia. Yo, que soy de naturaleza despistada, me suelo dejar avisos ¡a mi misma!

Funcionan realmente bien en zonas de comedor…

O en zonas de trabajo…

Pero como veréis, es un recurso decorativo que se adapta a muchos ambientes…

Espero haberte ayudado Paula. Y a los demás ¿Qué os parece? ¿Os he inspirado y estáis ya visualizando ese espacio de vuestra casa que vais a pintar? ¡Espero que si!

A %d blogueros les gusta esto: